Cantar en el Vaivén

2

Hoy se estrenó en todas las plataformas digitales “Cantar en el Vaivén”, mi nuevo tema. Estoy agradecido por todo: desde el haberla creado como jugando, hasta editarla y grabarla. Tremendos músicos y artistas que me acompañaron.

Creo que es una canción propicia para este tiempo. Comparto con ustedes la letra y el enlace de Youtube.

CANTAR EN EL VAIVÉN

Puedo ser

Reflejo del azul marcado en la piel

Cantar una canción cuando no vaya bien

Morir y luego ponerme de pie

Emprender

Un vuelo en el que no haya un destino cruel

Sentir la fresca brisa del amanecer

Bastarme lo que al frente puedo ver

Y sé bien

Que un miedo camuflado puede aparecer

Que el viento no es un enemigo al que temer

Y un fino aliento me incita a creer

A creer

Volar pese a temer

Cantar en el vaivén

No hay mapas que seguir

La ruta la sabré

 

PD: Aquí dejo los enlaces para Spotify y Apple Music:

Spotify:

Apple Music:

https://music.apple.com/pe/album/cantar-en-el-vaiv%C3%A9n-single/1509123316

De canciones nuevas y expectativas

Este viernes se estrena en las principales plataformas digitales mi nueva canción, titulada “Cantar en el Vaivén”. Confieso que tengo cierta expectativa sobre su alcance pero mucha de esa parte está fuera de lo que puedo controlar. Por supuesto, puedo decir algo como “ya que el éxito de la canción está fuera mi control, no haré nada”, pero esta es una forma de engañarse.

Mis expectativas, en realidad, están basadas en lo que está en mi metro cuadrado de libertad: compartiré la canción y buscaré alguna forma de difundirla para que más personas tengan la oportunidad de escucharla. Son expectativas ligadas a mi propia acción. Por otro lado, esperar que llegue a gustar a mucha gente, que se viralice o que se convierta en un boom comercial, no solo es proporcional a esperar un milagro (que no descarto que puedan suceder), sino que termina siendo una pérdida de energía y tiempo, porque son resultados que están totalmente fuera de mi esfera de control. Por lo tanto, he decidido que ésto último no me preocupa.

Mis verdaderas expectativas están en la creación y producción de la música. Así que debo recordarme que, en ese plano, ya las cumplí y hasta las superé con el sonido que esperaba obtener en esta canción. Y resalto que eso es algo muy fácil de olvidar en un mundo basado en lo cuantitativo, en el que personas son solo dígitos de un gran número y todo tiene que ser “viralizado” y “masivo” para que sea exitoso. No obstante, muchas estupideces son exitosas y no por eso dejan de ser estupideces.

Así que no hay que dejar que el mundo nos robe la alegría con sus demandas y sus estándares arbitrarios. Pero tampoco hay que dejar que el miedo a lo que diga el mundo nos esconda. Aquí también: equilibrio.

El hábito no es un fin en sí mismo

Generar buenos hábitos es garantía de satisfacción, sin ninguna duda. La predisposición para la realización de actividades basadas en la voluntad, suele jugar a favor y, con el tiempo, se va haciendo más fácil el emprender nuevas actividades. En mi caso, por ejemplo, escribir este blog es un hábito: después de almorzar, me lavo los dientes, voy a mi computadora y empiezo a escribir. Me propongo escribir, inicialmente, durante 10 minutos; sin embargo, muchas veces, dependiendo del trabajo que tenga que hacer, encuentro que ha pasado 1 hora y sigo escribiendo o editando lo escrito.

El hábito de escribir este blog lo he pegado a otro hábito que ya tenía, por lo que se ha hecho más fácil ejecutarlo: lavarme los dientes, que era algo que ya hacía después de almorzar,  e inmediatamente después dirigirme a escribir, que es algo que ahora también hago. A esta idea de apilar un hábito a otro, James Clear denomina “habit stacking” (traducido como “apilamiento de hábitos”) en su libro “Atomic Habits” (traducido y disponible como “Hábitos Atómicos“).

Sin duda el apilamiento de hábitos constituye una gran ayuda, sobre todo porque ya no es necesario decidir si se tiene las ganas o no de escribir o de cuando sería apropiado hacerlo. Este hecho de escribir el blog a una hora regular no significa, sin embargo, que no existen otros momentos para escribir, sobre todo aquellos en los que surgen unas ganas incontenibles o una idea que crea el impulso de ir a apretar las teclas. Al igual que en las canciones, la regularidad y la espontaneidad de la improvisación combinan perfectamente. Cuando escribo regularmente, sin embargo, mi objetivo no es ni postear ese mismo día, ni escribir el mejor post de la historia, ni investigar 2 horas antes de hacerlo. Sí así fuera, no escribiría nada. El único auto-requerimiento es escribir.

No habiendo sido una persona muy dada a implementar mis propios hábitos durante una parte de mi vida, confieso que la idea de “automatizar” me suena a autómata y el convertirme en un autómata no me resulta para nada atractivo. Pero por otra parte es  bueno recordar que quien se cree “libre” y “espontáneo” todo el tiempo también tiene hábitos arraigados, solo que muchas veces los racionaliza y utiliza el eufemismo de “libertad” para describir todas sus conductas. Tiene que haber un equilibrio. En mi caso, la acción de implementar hábitos que faciliten ciertas conductas no son un fin en sí mismo. Mi finalidad de implementar hábitos no es convertirme en un autómata que ya ni siquiera se da cuenta que está escribiendo. Sino, todo lo contrario.

La intención de implementarlos es sencillamente predisponerme. Los hábitos que responden a la voluntad son inmensamente valiosos para predisponerse a la acción y eliminar las calorías mentales diarias que se gastan pensando en cuando, donde y cómo hacer lo que se quiere hacer. Es extraño, pero es parte del ser humano: con los malos hábitos uno sí se siente como un autómata impulsado por alguna fuerza. Pero en el caso de los hábitos que apoyan lo que se quiere hacer, éstos son un empujón conductual valioso. Y ahí terminan las funciones y competencias del hábito, porque cuando esté haciendo lo que quiero/debo hacer – sea lavarme los dientes, escribir una canción o estudiar – voy a intentar estar tan plenamente presente como un perro de presa. Y vivir una vida de presencia, con todo lo trillado que pueda sonar, sí que me parece un fin en sí mismo.

 

Ahora que tengo más tiempo, haré menos cosas

Era quincena de marzo cuando en el Perú se decretó el inicio de esta situación increíblemente rara, que conllevó al aislamiento social necesario para evitar una mayor propagación de la pandemia. A diferencia de quienes están acostumbrados a trabajar desde casa, muchas personas – incluido yo – debíamos asumir un escenario distinto al habitual: pasar muchas horas y días seguidos en casa. Confrontado ante tal posibilidad, decidí que debía aprovechar mi tiempo, así que seguí el estándar de moda: más es mejor. En este caso, una mayor cantidad de actividades sustentarían un mejor uso de mi tiempo.

Hasta que mis pretensiones empezaron a parecerme un poco absurdas. Pensé que si las cosas no se reflexionan, es fácil aplicar un doble estándar sin darse cuenta. Porque por una parte, por ejemplo, pienso que la idea de comprar compulsiva e innecesariamente, que surge del “más es mejor” publicitario, es ridículamente irreflexiva. Pero es raro que, teniendo aquel estándar tan claro cuando se trata de consumo, no lo tenga tan claro cuando lo que se invierte es tiempo. Al final del día, hacer muchas cosas puede representar un buen uso del tiempo para algunos, pero en otros solo sirve de justificación para evitar aquellas cosas que asustan, porque cuestan: trabajar concentradamente, escribir, componer canciones o aprender algo complicado.

Gracias a la evolución, es natural que nuestro cerebro quiera ahorrar calorías y que, por ello, uno prefiera marcar como realizadas una larga lista de actividades superficiales, en lugar de una que contenga solo 2 o 3 actividades que representen verdadero esfuerzo. Pero son estas pocas actividades valiosas las que, en el fondo, quisiéramos haber marcado como realizadas el final del día. Y no solo porque sus efectos a largo plazo son más relevantes, sino porque sabemos que hay valor en el sacrificio y en la disciplina, en la incomodidad de estar creciendo. A veces, incluso, se encuentra el disfrute del otro lado del miedo. Pero quienes conocen el logro, conocen el verdadero disfrute que representa el seguir, pese a que las cosas pueden ser adversas o no ser momentáneamente entretenidas. La dificultad puede ser un gran alimento para el aprendizaje.

Sin embargo, tampoco creo que sea necesario hacerse pasar por héroe, sobre-cargando uno sus días con esas 2 o 3 actividades. Porque en ese supuesto, el “más es mejor” relacionado a la cantidad de actividades, se habría reemplazado por otro “más es mejor” vinculado a la cantidad de horas que se hace una actividad. Y eso puede ser contraproducente. En mi caso, decidí que la opción razonable es avanzar todos los días en tres cosas importantes: trabajar varias horas (necesario), seguir creando mi disco de 5 canciones y aprender algo nuevo. Habrá días en los que tendré más tiempo para priorizar una cosa sobre otra, pero estas son mis actividades principales.

Y por supuesto, están esos pequeños placeres diarios que nunca daré por asumidos y que no están en ninguna lista. Un aperitivo antes del almuerzo y el salud entre mi abuela, mi tía y yo, el almuerzo mismo y la conversación, el café de la tarde, la película de la noche, escribir este blog después de almorzar, hacer deporte al mediodía, ir al mercado algunos días y otras cosas que pudieran surgir. Vamos, que no soy un “hacer humano”, sino solo un simple y agradecido ser humano.

 

 

 

El aspecto negativo de querer ser mejor

running-field-photography-1127120Imagen de uso libre 

Siempre se elogia el querer ser mejor. El entrenar fuerte y ganar. Algunos, incluso, el ganar como sea. Estos últimos dividen el mundo en perdedores y ganadores, y, al mismo tiempo, te dicen que más te vale no estar en el primer grupo. Con el afán de acostumbrarnos al negocio de la grandilocuencia, los libros inspiradores siempre tratan sobre esta clase de ganadores.

Sin embargo es bueno tratar de mirar más allá de la pomposidad heroica basada en apariencias. Querer ser mejor que el otro, no solo es una pérdida de tiempo, sino que tiene algo de patológico. No me refiero a personas genuinas, humildes, pero competitivas, como en el mundo del deporte lo son Andrés Iniesta o Rafael Nadal, sino a gente que no puede respirar si no se compara y necesita ver a los demás debajo para saber que está arriba. Dar lo mejor y querer ganar son rasgos naturales de quienes somos competitivos, pero uno corre mirando hacia el frente, no hacia los lados.

Sin embargo, querer ser mejor sin la necesidad de entrar en comparaciones enfermizas tampoco es automáticamente una virtud. Dentro del “querer ser mejor que uno mismo” también podría haber un sentido de insuficiencia; es decir, del necesitar conseguir algo para recién poder sentirse validado. No me refiero aquí a quienes van por sus objetivos con esfuerzo, placer y disciplina, sino a gente que cree que todavía no tiene la capacidad para sentirse que hoy es suficiente. Es bastante estúpido llamarle “motivación” al acto de auto-flagelarse.

No solo impide disfrutar plenamente del presente, porque los placeres se postergan hasta la consecución de la nueva identidad, sino que puede servir de aliciente -y lo sé por experiencia propia – para caer en un profundo y divertido túnel de procrastinación: es tan largo y sufrido el camino de volverse una persona ganadora, osada, audaz, valerosa, me río yo de los torpedos, surfeo yo los maremotos, que mejor conviene relajarse un rato. Y así, no solo se postergan los placeres, sino también los sacrificios necesarios para avanzar.

El aspecto negativo del querer ser mejor se manifiesta cuando se pone en juego el valor intrínseco del ser. Porque querer sanamente ser mejor que uno mismo es extraordinario y afortunadamente siempre habrá algo que aprender u optimizar. Pero también hay dentro de ti y de mí rasgos intrínsecos muy valiosos en este preciso momento. Y no están en juego. Y están ahí para ser apreciados y dejar de obsesionarse siempre con lo que falta.

Pero al igual que una cuerda no puede estar tan tensa porque está en peligro de romperse, tampoco puede estar sin ninguna clase de tensión, porque sino no suena. En ese sentido, la necesidad de sentirse valioso hoy no puede invitarnos a caer en el otro extremo: el adormecimiento que representa el “ya llegué”, convirtiéndose uno en una persona holgazana, sabelotodo, auto-complaciente, me río yo de la disciplina mientras mi mami me mantiene. 

Hay cierta tensión que abrazar entonces: querer ser mejor que uno mismo es un proceso que, en mucha gente sabia, no termina nunca. Va más allá de la simple consecución de un trofeo. Un trofeo puede ser un objetivo, pero el trofeo real es el proceso. Y es esa misma gente la que sabe que su valor nunca estuvo en juego y, por tanto, trata al triunfo y la derrota – esos dos impostores, como bien subrayó Kipling – de la misma forma.

Es, en realidad, en honor al reconocimiento de ese valor intrínseco que representa el pertenecer al género humano, que deciden, con paciencia y compasión, hacerse mejores cada vez. Y así, generan el mejor de los efectos: que quienes están a su alrededor se acepten plenamente para, a partir de ahí, emprender el eterno camino de ser mejores.

 

Admiro

  • Admiro a los buenos trabajadores de la salud, del orden y la limpieza pública de todo el mundo y les agradezco, porque me dan esperanza.
  • Admiro a quienes ven a Dios en todas partes, no solo en las cosas buenas, sino también en las malas,  de las que sacan la esperanza de una redención de magnitud universal y les agradezco, porque me contagian.
  • Admiro a los artistas que trascienden su necesidad de notoriedad, son honestos y comparten su arte con alegría y les agradezco, no solo por la belleza, sino porque a veces me dan la posibilidad de reconsiderar las cosas desde otra perspectiva.
  • Admiro a quienes siguen trabajando en medio de la pandemia, dentro de la cadena alimenticia y de todo aquello considerado de primera necesidad, porque me permiten seguir viviendo.
  • Admiro a quienes aprovechan su tiempo para esparcir mensajes que alientan y les agradezco, porque me invitan a aceptar con empatía nuestro dolor, para luego transformarlo.
  • Admiro a quienes, sin creerse los gurús que encontraron la piedra de la satisfacción personal, siguen escribiendo sus blogs sobre productividad para ayudar a otros a seguir avanzando y les agradezco, porque correctamente nos confirman que la vida debe continuar y que el aislamiento no representa inmovilidad.
  • Admiro a mi madre, por seguir trabajando en Pennsylvania y por ser una de las personas más increíbles que conocí en mi vida y le agradezco, porque es fuente de inspiración constante.

10 discos que recomiendo

Este tiempo de aislamiento social, interpretado por algunos como una posibilidad para disfrutar los pequeños placeres caseros y por otros como una especie de confinamiento, nos presenta una oportunidad objetiva: la de prestar atención sin la gran cantidad de estímulos que ofrece una ciudad abarrotada. Claro que desde las redes sociales el aburrimiento se ha hecho inexistente en algunas vidas, especialmente quienes se pasan todo el día en un túnel digital.

Respecto de la música, muchos se han acostumbrado a utilizarla como ruido de fondo,  por lo que cada vez es más raro encontrar gente que destina un tiempo a escuchar música y nada más. Los siguientes 10 discos, sí, se pueden reproducir como ruido de fondo, pero a mi entender sería directamente proporcional a tragarse un plato exquisito a toda velocidad, sin saborearlo. Mi esperanza es que los escuches con oídos de escuchar. Sin ningún orden de preferencia, aquí van:

#1 Reptile (2001) – Eric Clapton

Discazo. Uno de los discos que escucha Haruki Murakami mientras corre, como cuenta en “What I Talk About When I Talk About Running”, libro que escribió sobre su hábito de correr maratones y triatlones.

Reptile

 

#2 Divenire (2006) – Ludovico Einaudi

Ludovico es mi artista más escuchado de los últimos 5 años. Su piano es parte importante de mi vida. Y este disco es uno de mis mejores amigos.

Divenire

 

#3 The Bends (1995) – Radiohead

Mi disco preferido de Radiohead. Discazo de principio a fin.

The Bends

 

#4 Formidable (2017) – Pat Martino

Pat Martino no solo es uno de los mejores guitarristas de jazz de la historia, sino que  es protagonista de una historia increíble: después de perder la memoria, tuvo que recuperar el sentido de la música y de ahí adelante se dedicó a gozar de una vida vivida en el aquí y el ahora, como él mismo menciona. Y esa filosofía impregna su música. Pueden revisar, además del disco, el documental que le hicieron y que está en Youtube.

Formidable

 

#5 Wasting Light (2011) – Foo Fighters

Disco cargado de energía. Grabado en el sótano de Dave Grohl y producido por Butch Vig, productor del “Nevermind” de Nirvana, entre otros, es uno de los últimos discos de rock que me gustan.

Wasting light

 

#6 Random Access Memories (2013) – Daft Punk

Este lo llegó a conocer todo el mundo. Tiene una onda retro y está muy bien hecho.

Random Access Memories

 

#7 Universo Ao Meu Redor (2006) – Marisa Monte

Este disco que mezcla el bossa nova con el folklore brasilero, tiene un aire fresco y me hace recordar con alegría a mi abuelo materno oriundo de Brasil.

Universo ao meu redor

 

#8 With Teeth (2005) – Nine Inch Nails

Emotivo, denso, fuerte y prolijo, como todo lo que suele hacer el gran Trent Reznor. Un discazo.

With teeth

 

#9 Continuum (2006) – John Mayer

Influenciado por Stevie Ray Vaughan pero con un estilo propio, Mayer mezcla pop y blues, creando un estilo único. Para mí su mejor disco.

Continuum

 

#10 Vagabundo (1996) – Robi Draco Rosa

Cargado de oscuridad y fuerza, el mejor disco del gran músico puertorriqueño. Algunas de las letras están sacadas del poemario “Algo sobre la muerte del Mayor Sabines” que el poeta mexicano Jaime Sabines escribió sobre la muerte de su padre.

Vagabundo

 

Nunca he hecho un ranking de mis 10 discos preferidos de la historia, y no creo que estos lo sean. Son solo 10 buenos discos que recomiendo escuchar con atención.

Perfectamente humano

Ayer realicé un concierto desde mi casa, transmitido a través de la red social Facebook. Lo primero con lo que me quedo es con la gente que me escuchó y se conectó con mi música. Nadie tiene que dar por asumido el tiempo y la atención de otras personas, así que, en ese punto, me encuentro bastante agradecido.

Lo segundo que quiero resaltar son los errores, pero no con el fin de auto-flagelarme, sino como la oportunidad que se me ha presentado para aprender. Pensé que iba a salir bien automáticamente, que solo tenía que pulsar el botón para grabar en vivo y ya está. Pero, al pasar por alto los pequeños detalles, el vídeo se terminó cortando y el concierto fue interrumpido, y luego ya no pude re-conectarme y terminarlo.

Esto me ha dejado una sensación de revancha y me ha regalado una oportunidad, como dije antes, de aprendizaje. No tengo la más mínima intención ser perfecto, sino de ser lo mejor posible, siendo perfectamente humano. Y en virtud de ello, voy a intentar no volver a pasar los detalles por alto, porque son ellos los que, al acumularse, generan resultados gratificantes.

Los pequeños detalles son vitales. Las pequeñas cosas hacen que las grandes cosas sucedan” – John Wooden

He decidido fabricarme una revancha y poner en práctica lo que aprendí. El próximo jueves a las 7:30 p.m. voy a hacer otro concierto y desde ya estoy trabajando en cada detalle, para asegurarme de que sea un buen concierto y que todas las canciones estén en un mismo bloque (es decir, que no haya cortes). Si bien esto último no está al 100% en mi control, voy a enfocarme en lo que sí está y si algo que escapa a mi influencia afecta la transmisión, al menos me quedaré tranquilo de haber hecho todo lo que está a mi alcance.

Me quedo con lo que resalté inicialmente: gracias a quienes estuvieron. Mil gracias.

 

Captura

 

 

Aprender a aprender

Soy, como podrá evidenciarse de posts anteriores, un seguidor del excelente blog de Cal Newport. En uno de sus últimos posts, se resaltan los beneficios de aprender cosas difíciles, en base a lo que dijo Joe Rogan en uno de los últimos episodios de su podcast “The Joe Rogan Experience”, en el cual entrevista al comediante Bryan Callen:

 

 

 

Alrededor del minuto 29:45, Rogan empieza a hablar del arte de aprender a aprender. Esto es lo que dice:

“Cuando te pones en una situación en la que realmente apestas haciendo algo, ello es realmente bueno para ti: es bueno apestar haciendo ciertas cosas y tratar de mejorar en ellas. Sea lo que sea, así sea aprender a jugar ajedrez (…), jugar tenis, lo que sea: cuando aprendes a hacer algo en lo que apestas primero, tienes que concentrarse en mejorar y eso de mejorar se traduce en otros aspectos de tu vida y es una habilidad;  hacerse bueno en algo es una habilidad. No quiere decir que porque seas bueno en el tiro con arco, serás bueno aprendiendo a tocar el piano. Pero si te puedes volver bueno aprendiendo a tocar el piano, te puedes volver bueno aprendiendo en el tiro al arco. Porque hay una cuestión ahí sobre aprender a aprender”.

Concuerdo plenamente con Rogan y por eso pienso que es importante tener la “mentalidad de principiante” que luego menciona Bryan Callen en la entrevista. Creo que una de las claves para conseguir llevar una vida satisfactoria y plagada de sentido es no dejar nunca de aprender y experimentar, aunque solo sea algo que se pueda considerar un hobby. Más allá de lo atractivo que resulta conseguir cualquier premio, que suele reducirse a un momento específico, es más gratificante mantener intacta la curiosidad y la “aceptación voluntaria de superar obstáculos innecesarios”, citando a Bernard Suits.

Más allá de los pasatiempos y yendo a lo laboral, pienso que una oportunidad crucial que proporcionan aquellos trabajos que en un principio parecen desagradables y son a veces la única opción en el momento, es la de aprender a fortalecer el músculo de la elección: cambiar el “debo” por el “tengo la oportunidad de”. He visto a mi alrededor gente que convirtió un trabajo aburrido en uno que se terminó disfrutando plenamente. El trabajo seguía siendo el mismo pero el cliché se materializó: la actitud lo cambió todo. Hay que recordar que hay gente que no hace al 100% ni aquello que dice amar y gente que aprende a amar lo que hace en cualquier parte.

El aprendizaje que surge de sacar lo mejor a cualquier cosa en que se trabaje, puede ayudar a construir una mentalidad que, aplicándose a cualquier otra faceta de la vida, va a parecer un superpoder. No hay como quienes pueden sacar lo mejor a todo y mantener esa mentalidad de principiante. Sin embargo, el hecho de que no sean las grandes mayorías quienes alcancen esa vida indica que no es ni fácil ni cómodo: la “aceptación voluntaria de superar obstáculos innecesarios” significa estar constantemente en una posición en la que emprendes algo en lo que inicialmente apestas, como diría Rogan. Pero también está esa confianza de que la fase de “apestar” va a pasar, porque todo se puede mejorar.

En lo personal, me ha costado y me sigue costando llevar esta actitud a la práctica, así que no se vaya a creer que pretendo vestirme con el traje del gurú, que no hay de mi talla. Pero sí confieso mi intención: quiero vivir una vida de aprendizaje. Y disfrutar de la incomodidad de apestar haciendo algo y luego mejorar.

Concierto desde casa: jueves 2 de abril de 2020

belem

Nos hemos aislado responsablemente, para luego poder volver a juntarnos sanos y salvos. No obstante, agradezco que la tecnología nos facilita el poder transmitir en tiempo real y voy a aprovechar sus bondades. Tal como había indicado previamente, decidí hacer un pequeño concierto desde mi casa. Faltaba definir la fecha y la hora y ya las tengo. Así que comparto la información con ustedes:

Fecha: jueves 2 de abril de 2020.

Hora: 8:30 p.m. (UTC-5, hora de Lima y Bogotá)

Dirección: http://www.facebook.com/andresbelem

No habrá micros ni cámaras profesionales, solo una guitarra, una voz y mucha pasión. Espero que estén ahí para cantar conmigo.