Minimalismo digital y la paradoja de la cuarentena

Hasta hoy mi entrada más visitada es la de “Minimalismo Digital“. Esto no resulta ser una mera casualidad, sino que responde a una tendencia que cada vez se va haciendo más evidente: la forma en la que nos relacionamos con la tecnología nos abruma. Y al igual que sucede con los fumadores que, al sentirse culpables por haber fumado, fuman para aliviar la culpa, el haber pasado mucho tiempo en estas plataformas solo genera una suerte de culpa que incrementa el tiempo utilizado desperdiciado en esas plataformas.

Un tragamonedas en tu bolsillo

Los teléfonos móviles son un tragamonedas en tu bolsillo y hoy todos los especialistas en tecnología lo saben bien. No es que los mecanismos sean “parecidos” o “inspirados en”. No. El mecanismo es exactamente el mismo y fue diseñado así a propósito. Tristan Harris lo explica mejor que yo:

 

La paradoja de la cuarentena

Antes del encierro obligatorio causado por el coronavirus, muchos éramos conscientes que los estímulos digitales estaban afectando no solo nuestra concentración en el trabajo, sino que ya lo estaban invadiendo todo, eliminando de paso aquella experiencia que todas las generaciones previas vivieron y que es tan necesaria para la condición humana: el aburrimiento. Porque hay que ser sinceros: nadie habría gritado “Eureka“, de no haber sido por el aburrimiento.

Pero a raíz del aislamiento obligatorio se nos aconsejó que volcáramos toda nuestra atención al campo digital. Y esto tiene un sentido positivo: nos daba la posibilidad de conectarnos con las personas que queremos y, de ese modo, aliviar un poco la distancia. Pero la idea de volverse totalmente digital, promovida por gente que, pese a la evidencia, cree que no somos persuadibles, terminó teniendo las consecuencias que los especialistas esperaban: la adicción a las plataformas “sociales” se incrementó y bajo la justificación de “estar conectado”, gran cantidad de noticias basura y negatividad fue esparcida.

¿Y cual era la alternativa correcta? ¿Abandonar y no conectarte con tu familia y amigos? No nos engañemos. Nadie razonable propondría eso. Una cosa es hacer unas llamadas con gente que uno quiere y otra pasarse 7 horas diarias en redes sociales. Hay gente que no tiene problemas en perder el día viviendo en un túnel digital. Pero muchas personas sí sentimos que estábamos desperdiciando el tiempo, al consumir el equivalente a la comida chatarra para la mente. Algunos días yo fui uno de ellos.

Más allá del total ascetismo digital que, como atestigua la idea de escribir este blog, no propongo, es peligroso caer en el negacionismo y creer que estamos en control todo el tiempo. Como bien ha señalado reiteradamente Tristan Harris, una de las primeras cosas que tenemos que reconocer es que estas plataformas invierten demasiado dinero en técnicas persuasivas para ganar la carrera por nuestra atención.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s