Siempre se puede regresar al camino

La excesiva búsqueda de perfeccionismo suele jugar una mala pasada a incontables personas. Y entonces, si en determinado momento hay un desliz pequeño en el día, uno se siente totalmente fuera de camino. En mi caso, cuando esto pasa, la primera idea que surge está basada en el “todo o nada”. Como ya estuve 2 horas atrapado por la seducción de las redes sociales, el día está perdido. Como ya comí de más hoy, la moderación se pierde durante el resto del día. Las consecuencias absurdas de la culpa son el pasar 5 horas más en las redes sociales y comer 4500 calorías ese día.

Cualquier aproximación puramente intelectual queda corta en esos momentos de desenfreno. Los malos hábitos son fuertes, pero más fuerte es la necesidad estúpida de auto-juzgarse. Porque en el minuto que pierdes tiempo reprochándote el haber perdido el tiempo estás, paradójicamente, perdiendo el tiempo. Es un círculo vicioso y una manera tonta de refutarse a sí mismo. Si “perdiste” el tiempo pasado y en este momento te das cuenta de ello pueden suceder dos cosas maravillosas: 1) aprovechas este momento de la forma en que lo amerita. 2) el tiempo perdido no fue perdido porque aprendiste.

Entonces, siempre está la posibilidad de utilizar lo negativo a nuestro favor. La cuestión es reconocer que cada momento se presenta como una oportunidad para decidir. Así se empiece perdiendo el partido, siempre se podrá dar vuelta al resultado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s