De pesas y filosofía

adult-athlete-barbell-body-685530Imagen de uso libre 

Poner en práctica determinada filosofía es como levantar pesas: si bien es casi indispensable contar con la ayuda de un guía, la única forma de hacer crecer el músculo, sea éste moral o físico, será tomando acción. Si uno se dispone a leer treinta y cinco tomos sobre las diferentes técnicas de ejercicios con pesas y no levanta un solo kilo, ese conocimiento no servirá en absoluto ni para fortalecer el músculo ni para considerarse a uno mismo un deportista.

Existen diversas personas reconocidas en el campo académico que, pese a las maestrías y los doctorados en ética, no solo no encarnan aquello que dicen creer, sino que llegan a contradecir con sus actos aquel vasto conocimiento teórico que poseen. Y, por el contrario, paradojas de la vida, el mundo también goza de personas de condiciones  muy humildes que, sin haber conocido nada cercano a una educación grandiosa, pueden dar lecciones prácticas sobre justicia, ética, dignidad y otras virtudes.

No me considero autoridad moral para juzgar a nadie, porque como cualquier humano he caído por debajo de mis propios estándares. Pero también soy consciente que cada momento se desenvuelve como una posibilidad de elegir bien. En ese sentido, tomo una frase del gran filósofo/emperador Marco Aurelio, no para memorizarla y recitarla, sino para aplicarla en la práctica, que es donde importa:

“No te disgustes, ni desfallezcas ni te muestres impaciente si tus acciones no se ajustan a tus rectos principios. Una vez que hayas superado ese contratiempo inicial, inténtalo de nuevo con renovadas fuerzas y date por satisfecho si tus actos y tus objetivos se han vuelto más humanos”.

Marco Aurelio

Una acción es más grande que veinte tomos de abstracciones. Con ello no estoy diciendo que la teoría no importe, sino únicamente que la teoría sin práctica no sirve para mucho. La teoría puede ayudar mucho, pero pensar que uno va a hacer crecer los músculos con solo leer libros sobre pesas y ver vídeos en Youtube es ridículo. Del mismo modo, pensar que uno va a encarnar la virtud con solo leer libros de filosofía es igual de absurdo.

Soichiro Honda, ingeniero japonés y fundador de Honda Motors, lo puso de una forma muy clara: “la acción sin filosofía es un arma letal, la filosofía sin acción está muerta“. La palabra clave es acción. Si no se pudo ayer, hoy. Si no se pudo hace un rato, en este momento. No tiene que ser grandiosa. Una pequeña acción. Una pequeña victoria.

PD: los futboleros me entenderán cuando digo que dudo mucho que Riquelme haya aprendido a jugar al fútbol leyendo libros sobre dicho deporte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s