Del experimentar y su trascendental motivo

Hoy empezaré un nuevo experimento. Quiero aprender más sobre Instagram como plataforma para posicionar marcas, así que me inscribí en un curso virtual sencillo. La razón por la que quiero aprender estrategias sobre el uso de una plataforma como Instagram es para usarla menos. Esto es aparentemente contradictorio, pero felizmente solo lo es en apariencia.

Como músico, considero que Instagram es un espacio digital que ofrece oportunidades importantes para mostrar el trabajo que uno hace y conectar (al menos hasta cierto punto) con personas. Sin embargo, también es importante reconocer que esta clase de redes utilizan mecanismos destinados a generar adicción. A veces, pese a que estoy al tanto de ello, puedo pasarme horas en un scrolling hipnótico.

Es por eso que mis lecciones sobre Instagram las voy a tomar como un aprendiz de carpintería tomaría sus lecciones con una herramienta específica que lo ayuda a trabajar con la madera. Evidentemente, un aprendiz de carpintería no llevaría su sierra eléctrica a todas partes. Del mismo modo, al conocer y utilizar estratégicamente una herramienta digital que apoye la difusión de mi trabajo como músico, no tiene sentido dejar que invada todo lo demás, sino únicamente aprovechar sus beneficios dándole un espacio y un tiempo determinado.

Este experimento me va a costar. No me es fácil abandonar la imagen que tengo de mí mismo como alguien que ha llegado a sentir desdén por una plataforma que muchas veces parece abrazar la exaltación de la superficialidad. Voy a tomar lo mejor que me ofrece el curso y diseñar la mejor estrategia para utilizar la plataforma sin traicionar mis valores y mi integridad.

La autenticidad no es una cualidad del alma empozada, sino que es inherentemente evolutiva. El mejor regalo de Dios no es haberte hecho fijo y cerrado, sino haberte creado con la capacidad de crearte. Hay cosas que no cambian, evidentemente. Y es bueno tener una brújula moral. Por lo demás, eso de “ser tú mismo” en campos en los que no tienes experiencia siempre estará sobrevalorado.

En mi opinión, una mejor idea será crearte y auto-esculpirte a través del aprendizaje y convertirte en la versión de ti que ahora domina una habilidad que antes no tenía, en lugar de quedarse diciendo perpetuamente “es que esa no soy yo”. Esto apunta hacia algo mayor: convertir la vida en una obra de arte. Jugar con diversas versiones de uno mismo. Intentar mejorar cada día. Y recordar siempre que hay que partir desde la aceptación y el amor propio e incondicional. Así no haremos las cosas por pura necesidad de validación, sino por el fuego interior que nos hará convertir nuestra vida en una auténtica obra.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s