La programación fija funciona

Luego de cinco sesiones de una hora cada una de ellas, distribuidas en los últimos tres días, he pasado de tener un prospecto de lo que podría ser una canción de blues rock a tener una canción de blues rock terminada. Hace unos pocos días me propuse aprovechar una parte de este tiempo de aislamiento en trabajar la música en horarios fijos: de 9:00 a 10:00 a.m. y de 5:00 a 6:00 p.m. Mi intención particular es terminar mi E.P. de cinco canciones, mientras que la general es convertir el proceso de trabajar en la música en un arte (y por eso el nombre del blog).

Existen ejemplos incontables en el mundo, de artistas que se impusieron cierta disciplina para lograr construir sus obras y que, contrariamente a lo que se cree, no solo no dañaron su “inspiración”, sino que la llevaron mucho más allá gracias a la fuerza fiel del trabajo constante. El trabajo regular, lejos de agotar la creatividad, genera su producción cada vez más abundante.

Sobre la nueva canción

Es un blues rock con una letra fuerte. Para la primera sesión, que fue anteayer a las 9:00 a.m., solo tenía una idea de melodía vocal. Sin embargo, ahí salieron un par de líneas que dieron a la canción la temática sobre la cual trata. Y para la sesión de las 5:00 p.m. ya tenía la melodía vocal del coro.

Ayer, en la tercera y cuarta sesión se terminó el 85% de la letra y, particularmente en la sesión de la tarde, el coro tomó un nuevo color que va mucho más con mi tono de voz. Grabé un demo y se lo mandé al productor, a mi novia y a mi madre. Es mi canción y yo decido, pero tuvo muy buena recepción (aunque tengo claro que la gente que nos ama ve todo lo que hacemos como maravilloso).

Y, finalmente, en la sesión matutina de hoy terminé toda la letra de la canción.

Para la tarde de hoy, pretendo dar las pinceladas finales a otra canción que es candidata a formar parte del E.P. de 5 canciones. Y seguir trabajando con la programación fija que, en tan poco tiempo, me ha generado ya la gran satisfacción de tener una canción nueva. Esta etapa me está enseñando que la inspiración libre y no estructurada, a la que soy adepto, puede complementar el trabajo regular. Intentaré, después de esta etapa de aislamiento, establecer un período de programación fija en mi calendario, aunque solo sea de 20 minutos al día. Algunos días podré hacerlo más tiempo, pero la idea es aparecer y crear.

A Dios gracias, vamos caminando agradecidos y con toda la fuerza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s