Limpieza Digital – día 2 de 30

man-standing-on-rock-during-sunset-906531

Imagen de uso libre 

Experimentos de 30 días

Hasta la fecha he hecho varios experimentos que han resultado exitosos. Aquí algunos de ellos:

  1. Escribir un poema diario por 30 días durante octubre de 2019.
  2. En noviembre del 2019, a la par de levantar algo de pesas (algo que hago desde mayo del 2019), me alimenté 21 días seguidos con la dieta keto.
  3. En el mes de febrero del 2020 hice un experimento relacionado a escribir el blog de lunes a viernes, lo cual me ha permitido casi igualar en un solo mes la cantidad de posts que había escrito durante el año y 3 meses de existencia previa que tenía el blog.

Minimalismo digital

Confieso que el experimento que empecé – nuevamente – desde el 1 de marzo, me ha dado problemas en anteriores oportunidades: he intentado, alrededor de 3 veces, completar los 30 días de limpieza digital que propone Cal Newport en Digital Minimalism sin poder llegar siquiera al día 20.

Especulo que el fracaso se debe a varios motivos sobre los que no me quiero explayar. Y si bien las fuerzas de la economía de la atención son muy irresistibles, nunca soltaré mi responsabilidad porque siempre estuvo y está en mí el diseño y la ejecución del experimento. Así que me atribuyo toda la responsabilidad, al subestimar mi enfrentamiento con una industria billonaria que, en resumen, quiere mantenerte enganchado la mayor cantidad de tiempo posible para cobrar la mayor cantidad posible de dinero.

En los intentos previos de este experimento, han habido días en los que casi ni he tocado el teléfono móvil, pero otros en los que, con la auto-justificación de “estar coordinando” temas relacionados a mi música, lo he utilizado alrededor de 6 horas en un mismo día y, algunas veces, más de 33 horas en una semana. No hay ningún argumento bueno entre los que he buscado para favorecer ese exceso.

Hay evidentemente una lucha entre lo que quiere hacer el animal reactivo que se la pasa apretando botones durante 6 horas al día y mi yo más razonable, que sabe que esto es una pérdida ridícula de tiempo. Soy enemigo de la culpa patológica pero creo que una dosis sana de culpa puede ayudar a ver que algo no está del todo bien y servir de combustible para un cambio positivo.

Es hora, entonces, de dar un nuevo enfoque al experimento. No voy a dar énfasis a evitar las tecnologías, es decir, al “no hacer”. En este mes voy a trabajar en ampliar mi capacidad de concentración y priorizar lo que quiero hacer de verdad. Esto puede ser escuchar o crear música, escribir, leer libros, estudiar algo, ver películas buenas, comer con amigos, etc. Dependerá de la semana y el día, pero lo que sé es que quiero poner toda mi atención en aquello que esté haciendo. Y si surgiera una de esas oportunidades en las que no hay “nada que hacer”, la aprovecharé para practicar mi tolerancia al aburrimiento.

Ayer empecé el experimento y casi no utilicé mi teléfono: fue un día familiar absolutamente genial.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s